Efectividad de máscaras para protección respiratoria contra el COVID-19

El Washington Post informa que usar elementos caseros, como una bufanda o un pañuelo, podría ser peor que no usar ninguna protección.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Duke descubrió una forma sencilla y económica de probar la eficacia de las mascarillas para frenar la propagación del coronavirus. Y clasificaron a las mejores y las peores de ellas.

Encontraron que las mascarillas de algodón comúnmente disponibles (“Poly/Cotton” y “PolyProp” en la imagen) son tan efectivas como las mascarillas quirúrgicas (“Surgical”). Las máscaras de filtro N95 con válvula (Valved N95) también resultan ser relativamente seguras para el usuario, pero protegieron escasamente a las personas que las rodean, como se detalla en el artículo publicado en la revista Science Advances. En cambio, las de algodón, tejidos o bandana resultan escasamente útiles, o incluso peores que usar nada (Fleece).

https://wp-assets.futurism.com/2020/08/masks-effectiveness-duke.jpg

Los resultados muestran que la mascarilla está haciendo algo, según el coautor Warren Warren, profesor de Duke: aunque existe mucha controversia y la gente duda de si las mascarillas son de ayuda, la respuesta es que algunas no, pero la mayoría sí sirve.

Para probar las máscaras, el equipo construyó un aparato relativamente económico a partir de materiales de laboratorio comunes, compuesto por una caja, un láser, una lente y una cámara de teléfono celular.

https://advances.sciencemag.org/content/advances/early/2020/08/07/sciadv.abd3083/F1.large.jpg?width=800&height=600&carousel=1

El ensayo consistió en que diversas personas dijeron una misma frase en una caja, primero sin máscara, y luego con una variedad de mascarillas diferentes. La cámara del teléfono celular midió cuánta luz de un láser se oscurecía a medida que las partículas se esparcían dentro de la caja.

«Si todo el mundo usara una mascarilla, podríamos detener hasta el 99% de estas gotas antes de que lleguen a otra persona», dijo el médico de Duke, Eric Westman, coautor, en el comunicado. «En ausencia de una vacuna o medicamento antiviral, es la única forma comprobada de proteger a los demás y a usted mismo».

Los investigadores también señalaron que esto es sólo una demostración, y que -en palabras del químico y coautor Martin Fischer- se requiere más trabajo para investigar las variaciones en las máscaras, las personas y en la forma que estas las usan.

Se requiere cuidado en no excederse en las conclusiones, ya que -según declaró Warren al Post- no se ha generado suficiente evidencia para concluir muchas cosas acerca de las características de la tela a usar en mascarillas fabricadas en casa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *